lunes, 7 de septiembre de 2015

Ser primero en Google. La obsesión del posicionamiento

Llega un momento en la vida de todo blogger en donde ya no se conforma con que "alguien" lo lea, sino que quiere que cada vez lo lean más y más personas. Esto hace que en el afán de llegar a más lectores nos encontremos con dos palabras nuevas: Posicionamiento web y SEO.

 Ser primero es mejor que todo: Posicionamiento web.

Lo primero que empezamos a entender es que aquello de posicionamiento web  está estrechamente relacionado con la cantidad de lectores nuevos que pueden llegar a encontrarnos gracias al hecho de entender cómo funciona el tema del posicionamiento de nuestro sitio en los diferentes buscadores, aunque a la gran mayoría solo nos interesa uno: Google.

De pronto comenzamos a familiarizarnos con términos como SERP, SEO, linkbuilding, etc etc.

Comenzamos a querer saber más y más sobre el tema. Dedicamos horas y horas al estudio de nuevas técnicas y tácticas para saber cómo engañar a Google y lograr ser primeros en el buscador. La idea principal es siempre la misma: Que más personas nos lean.

Pasamos de escribir las cosas que creíamos y cómo las veíamos; y de la forma que lo haciamos, a una manera mucho más estructurada y mecánica, siempre tratando de cuidar cosas como la densidad de las palabras clave. 

Es decir, porque hemos leído que no debemos de sobrepasarnos de nombrar X cantidad de veces la palabra clave que deseamos posicionar, nos encontramos escribiendo un artículo 20 veces con palabras diferentes para que el mismo sea acorde al porcentaje de repeticiones que debemos de tener.


Para decirlo en castellano, nos terminamos por jodernos la vida.

Todo lo que hicimos hasta el momento está mal. Debemos volver a empezar.


Creo que la mayoría de las personas que tenemos un blog, decidimos hacerlo porque simplemente se nos dio la gana, x curiosidad o porque alguien nos alentó a hacerlo. Lo curioso de esto, es que cuando decidimos hacerlo en un principio no teníamos ni ídea de lo que era un blog, ni mucho menos de posicionamiento web.

Ahora bien, nos limitabamos a escribir lo que queríamos, como lo queríamos o como nos salía, hasta que un día descubrimos esto del SEO. Y entonces, alguien nos dice que para tener éxito debemos de hacer las cosas de manera completamente diferente a como veníamos haciendolas.

Nos damos cuenta de que todo lo que habíamos hecho hasta el momento estaba mal y que teníamos que volver a empezar otra vez de cero o modificando lo que ya habíamos hecho.

En fin, a jodernos la vida de nuevo.

De pronto ya no nos encontramos pensando solamente en qué vamos a escribir, sino que también cómo, cuándo y para qué. Todo esto, con el simple motivo de poder llegar a posicionar un poco mejor nuestro artículo, entrada o post, para que más gente nos lea.

Es curioso saber que nos encontramos escribiendo para un robot, con la intención de querer llegar a  la gente.

Qué quiero decir con esto?. Que sin darnos cuenta nos obsesionamos en tratar de agradarle a Google, cuando nuestra primera intensión es interesarle a las personas, y en vez de enfocarnos en ellas, que en realidad es lo que hicimos desde un principio, ahora las dejamos de lado.


Ser estadistas en vez de escritores.


Voy hablar de mi experiencia personal.

Como la mayoría de los bloggers, comencé a escribir un blog, en un principio solo por curiosidad. A mi particularmente siempre me gustó estar actualizado en cuanto a la información, entonces decidí hacer un blog de noticias.

Basicamente lo que hacía era copiar diferentes tipos de noticias que me interesaran y dar una opinión de las mismas, algo sencillo, básico y sin nada especial. Era algo mio, por lo cual no me interesaba si me leían o no.

Un día cayó un comentario, luego otro, y la cosa ya empezó a gustarme un poco más. Aquello de interactuar con los lectores era algo que me gustaba y en cierta forma hasta me di cuenta que podría estar ayudando a alguien. Quería entonces tener más lectores.

Me esforcé por tratar de escribir un artículo diario o más si fuera posible. Las visitas comenzaron a aumentar conforme fue pasando el tiempo el blog fue creciendo.

Decidí entrar en las redes sociales y hacer un poco de publicidad sobre mi blog en ellas. La cosa no fue tan mal y fui ganando algunos lectores más y algún que otro seguidor.

Inclusive me hicieron una nota en un diario chileno!!!

Cosas que tiene Internet no?.


Hasta aquí era todo una cosa muy nueva para mi, y empezar a ver cuantas personas nuevas entraban al blog era algo muy gratificante. Sin darme cuenta, comencé a estar más pendientes de las estadísticas que del contenido que esta ofreciendo.

Más y más visitas para mi blog.


Aquello de querer llegar a más gente se volvió un tanto adictivo. Comencé a investigar como tener más visitas en mi blog. Y a leer artículos varios al respecto.

Empecé a seguir mucho de los consejos que leía. Lo primero que hice fue cambiar la plantilla del blog, ingresar ciertos códigos para optimizar la forma en que se mostraba el contenido y demás.

Al no tener idea de cómo hacerlo muchas veces terminaba por dejar inutilizable el blog y luego volvía de nuevo a la plantilla por defecto. Todos estos cambios, aunque no lo sabía, terminaron por influír de manera negativa.

Descrubriendo el SEO.


Fue así como un día descubrí aquello de la optimización para los motores de búsqueda o lo conocemos como SEO.

Las visitas comenzaban a bajar de manera considerable, y eso, aunque no lo quería reconocer, me afectaba de sobre manera. Necesitaba una explicación, y  la explicación me la dio el SEO.

Comencé a leer sobre los diferentes cambios en el algoritmo de Google y entonces pensé que aquellos cambios me estaban afectando y que debía de hacer algo para cambiarlo. El SEO era la respuesta.

Nuevamente empecé a realizar modificaciones no solo en la apariencia de mi blog sino también en su contenido, y cada cambio lo monitorizaba para intentar perfeccionarlo.

Me encontraba de pronto un día entero controlando estadísticas leyendo articulos SEO y viendo qué es lo que podía hacer para mejorar mi posicionamiento en Google y lograr así que vengan más visitantes.

Sin darme cuenta aquello se estaba convirtiendo en una obsesion, y esta me impedía ver cómo había hecho antes para haber llegado hasta donde había llegado.

El contenido es el rey.


Leía esa frase en cuanto foro de SEO visitaba. Pero también las controvercias que esta frase despertaba. Gente de un lado diciendo que el contenido no importa, sino saber usar SEO, y otros que el SEO se basa en el contenido.

A todo esto ya había descargado decenas de programas de analítica y de SEO backhat inclusive para tratar de ganar una posición más en Google. Me leí muchos manuales en diferentes idiomas y demás cosas tratando de aplicarlas sin obtener resultados favorables.

Lo único que no hice fue invertir dinero en campañas SEO.

Al ver que mis intentos por mejorar el posicionamiento de mi blog resultaban en vano y que tampoco contaba con dinero para invertir en tecnicas más agresivas, decidí por dejar aquel proyecto abandonado.

No obstante, seguía dando vueltas en mi cabeza aquella frase: "el contenido es el rey"...

Mi conclusión sobre el SEO.


Luego de haber abandonado aquel proyecto, decidí volver a empezar de nuevo pero no con todo lo que sabía sino haciendo de cuenta que nunca aprendí nada.

De pronto me plantié el cómo había llegado con aquél blog hasta donde finalmente llegó.

Cómo fue que logré tener más de un millón de visitas, qué técnicas SEO había aplicado para lograrlo, cuál había sido la longitud de palabra clave, si las palabras clave fueron las adecuadas, si la cantidad de caracteres por artículo y demás, qué fue lo que hice antes, y por qué no pude mejorarlo?.



Llegué a la conclusión de que había llevado a dicho blog a sus logros sin siquiera haber hecho SEO alguno.


Comencé a analizar los blogs más populares e inclusive aquellos que leía de SEO, y empecé a preguntarme por qué los leía.

Y ahí fue cuando entendí, qué era lo que había hecho, y qué es lo que hacen los demás.

La obsesión de querer llegar a más personas, de generar más visitas y por ende más dinero (tema que trataré más adelante), no vuelve practicamente ciegos de una realidad...aquella que supimos construir.

No voy a negar que existen técnicas de posicionamiento agresivo que pueden hacer que una web si situe de un día para otro en la primera posición de Google para determinadas palabras clave, pero tampoco voy a decir que eso, es algo que dure para siempre.

A su vez, debo expresar mi conclusión sobre el tema.

Si bien, el posicionamiento en los buscadores es algo beneficioso, muchas veces nos olvidamos de cual es el principal motivo por el que creamos un blog, un sitio web, o un e-comerce. La gente...

Entonces, la mejor manera de tener más visitas, es creando contenido de calidad.

Con esto, no quiero decir que debamos de estructurarnos en cuanto a "calidad". Un texto amplio, no significa que sea de calidad, sino que siempre debemos de tratar de generar contenido interesante para el lector.

Pongamonos inlusive en el lugar del lector, por qué nosostros leemos otros blogs, qué es lo que nos lleva a seguir a lo gurúes, que es lo que nos hace admirar a otro bloggeres, qué es lo que nos lleva a compartir en nuestras redes sociales, a linkear otro blog o sitio web?. La respuesta, es aquello que debemos hacer.








No hay comentarios :

Publicar un comentario